Por encima del bien y del mal

Luis Enrique preocupado


No hay más ciego que el que no quiere ver. Jordi Alba y Pedro Rodríguez parecen reivindicarse ante la no convocatoria con la misma celebración, tapándose los ojos. Ambos han comenzado la temporada en un gran estado de forma y han sido desbancado por jugadores en principio inferiores y haciendo patente una mala relación con el entrenador.

Celebración de Jordi Alba en el séptimo tanto. El lateral también dió una asistencia en el primer tanto de Luis Suárez. Foto vía: @forca_fcb.

Está claro que José Luis Gayà, ni Suso mejoran las prestaciones de ambos. El caso del jugador del Chelsea puede que sea menos claro, pero también entendible su enfado. Conociendo a los tres protagonistas, no parece la mejor estrategia hacerle un pulso a Luis Enrique, siempre tienes las de perder (que se lo digan a Aleix Vidal). En definitiva, esté descanso de un Jordi Alba rozando la treintena y sin recambio, es una gran noticia en clave Barça.

El once de gala


Podemos decir que Ernesto Valverde ya tiene su once de gala. No dejan de ser los mismos jugadores de la pasada temporada. Sin Andrés Iniesta y con Dembélé recuperado para la causa, las alineaciones presentadas contra el Real Valladolid en Pucela, está jornada contra la SD Huesca y media hora contra el Deportivo Alavés, certifican que estos son los elegidos independientemente del dibujo.

Más dudas genera está proposición en un encuentro exigente y sobre todo fuera de casa. Llevamos un tiempo que jugamos más para minimizar las virtudes del rival que explotar las propias y ser respetado por el contrario. No sería de extrañar que en ese contexto se prescinda de un jugador de zona ofensiva, por estatus Dembélé podría ser el sacrificado, para dar entrada a Arturo Vidal. Craso error en mi opinión.

Dembélé tiene la solución


Este 4-3-3 con matices cuesta de creerselo. Philippe Coutinho retrasado es menos jugador. Lionel Messi con sus 31 años y pese a seguir siendo un extraterrestre se minimiza en el extremo derecho. Al escorar al Diez disminuye la conexión con Jordi Alba, relación vital el pasado curso. Ivan Rakitić añora acercarse a Sergio Busquets. En el extremo zurdo, Ousmane Dembélé está más exigido a nivel técnico-táctico.

Ousmane Dembélé suma y sigue, haciendo todo lo posible para olvidar su primer año. Foto vía: @forca_fcb.

Precisamente con la condición de ambidiestro del galo podrían solucionarse todos los problemas anteriormente descritos. Dembélé escorado en banda derecha soluciona el rompecabezas y sitúa a todos sus compañeros en sus respectivas zonas de confort. Veremos la evolución del sistema táctico de Ernesto Valverde, pero todos los caminos indican esté final, destino que poco importaría al técnico cacereño.

En el fútbol no hay verdades absolutas


Lo más comentado en el pre, durante y post partido fue la posibilidad de dar entrada a caras nuevas en el once de Valverde en un panorama muy favorable, rival asequible y condición de local. En fútbol todo es argumentable y no existe una única razón, frase que deberíamos repetirnos en nuestros adentros cuando nos enfrasquemos en un debate.

Caso omiso por parte de Valverde colocando sobre el verde a los habituales. Poniéndome los galones de entrenador, pienso que la mejor opción era dar cabida a un solo hombre. Arthur en detrimento de Rakitić. Contexto ideal para mostrar las cualidades del brasileño y dar un respiro al croata. Uno de los preferidos del entorno para ser suplente era Luis Suárez. Está decisión hubiera provocado mayor recelo hacia el ariete y le habría puesto en medio del tornado mediático hacia su figura.

Las razones del Txingurri parecen obvias, realizará las rotaciones tras el parón. Se marchan con los combinados nacionales, los metas Marc-André ter Stegen y Jasper Cillessen, Thomas Vermaelen, Ousmane Dembélé y Samuel Umtiti, a Sergio Busquets y Sergi Roberto sí que les ha llamado el asturiano, Ivan Rakitić, Arthur, Coutinho y Luis Suárez. Posiblemente estos dos últimos los que más probabilidades tienen de descansar por el desgaste del viaje y Rakitić, junto a los franceses, con opciones debido a las pocas vacaciones que tuvieron al ser finalistas en Rusia 2018.

En la época de las cifras


Los premios individuales en el fútbol siempre han sido muy cuestionados. En la Bota de Oro, no hay debate, es objetivo, el que más marca se lo lleva y se acabó. El Balón de Oro o sucedáneos siempre generará polémica, al ser claramente subjetivos. Cada año se prostituyen más con argumentos vacíos. Es que X a metido muchos goles, pues que gané la Bota de Oro. Es que Y ha ganado la Copa de Europa o el Mundial, felicidades, igual que sus otros veintipico compañeros.

Estos galardones deben darse al jugador de más talento del periodo indicado en el título. Me dan igual goles, asistencias o trofeos. Extrapolando a jugadores de menor perfil y del pasado, sería una aberración darle está distinción a Mario Jardel o Hakan Sükür y que Juan Carlos Valerón o Matt Le Tisier se fueran de vacío.

En esta vorágine de buscar datos según te convengan, llega Messi y le tira la pelota a Luis Suárez, diciéndole con la mirada y siendo testigo Gerard Piqué con una sonrisa burlona, espabila uruguayo que te necesitamos. La necesidad de nuestro 9 aumenta marcando goles, eso Messi lo sabe y lo aprovecha en pos del colectivo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s