El funambulista que se dirime entre una caída estrepitosa o un éxito apaciguador

Llevamos cuatro meses de competición y estamos viviendo sensaciones encontradas. Emociones que pendulan cual montaña rusa. Un inicio de juego lamentable pero consiguiendo buenos resultados, se siguió con una pobre versión y se comenzó a perder puntos, llegó la irrupción de Arthur Melo mejorando mucho en lo futbolístico, consiguiendo vencer a rivales importantes, incluso con Lionel Messi lesionado y cuando estábamos en el mejor mes y medio de la era Valverde, llega un cruyffista reconocido como Quique Setién y nos pone el Camp Nou patas arriba.

En este contexto, llegamos al Wanda Metropolitano, líderes en Liga y clasificados para octavos en la UEFA Champions League pero con pocas certezas. Cuando se consigue cimentar el castillo, resulta inusitadamente fácil que caiga como si de naipes estuviera construido. La debilidad defensiva y encajar sin que el rival tenga que hacer un fútbol excelso sí que ha sido la tónica habitual del curso. Solo 6 equipos han encajado más que nosotros, estando la mitad de ellos entres los últimos cuatro y siendo la UD Levante el rival que mejor clasificado va, encajando más, y va nada menos que octavo.

Nos metemos en la boca del lobo. El Atlético de Madrid sigue siendo ese equipo rocoso y rácano. Solo han batido en 8 ocasiones al grandísimo Jan Oblak y dos de ellos se los hizo Iñaki Williams la pasada fecha en un partido que se llevaron los tres puntos a la épica y con Diego Godín de protagonista. Posiblemente a Diego Pablo Simeone aún le falte engrasar muchos aspectos de su engranaje para tener a sus pupilos donde él quiere y recordemos que afrontan el duelo con multitud de bajas. Confirmados los centrales uruguayos, Godín y José María Giménez, más las dudas de Thomas Lemar, Stefan Savić, Diego Costa, Juanfran o Lucas Hernández.

No han conseguido llegar a las expectativas del proyecto y las ausencias son capitales, pero nos pueden inflingir una estocada muy dolorosa. Ellos no engañan y el baño de realidad puede ser helado. De caer es más que probable que el estilo quede nuevamente desnudo y no lo sustentarán los resultados, puesto que podemos ir a parar a la cuarta posición y con el Real Madrid a un punto, si todos nuestros rivales consiguen ganar. Dejemos el pesimismo prototípico culé a un lado e invoquemos los dos pilares que más esperanza nos dan.

Si la fragilidad defensiva ha sido una constante, también lo es la competitividad del plantel en escenarios o adversarios de caché. En Wembley contra el Tottenham, Mestalla contra el Valencia, el Sevilla de Pablo Machín, el Inter por partida doble o la manita del Clásico, representan momentos donde hemos visto el pico más alto de buen juego en muchos tramos de los encuentros y en la mayoría de ellos con resultados muy satisfactorios.

Nuestro valor más seguro es Messi. Aún con la dolencia del codo hizo un doblete y tuvo varias arrancadas desencadenadas tan características del astro argentino. Mi duda con su retorno era su se daría la presión alta y si que se mostró, pero los chicos de Setién la superaban y con suma facilidad formaban ataques con superioridad numérica y posicional. Se debe seguir en esa línea y más contra este Atlético. El otro hándicap negativo es esa sensación de relajación del resto de los jugadores en pos de saber que el mejor de la historia ya hará alguno de sus milagros para tapar carencias. De él y como fluyen sus compañeros en torno a su figura se dará la clave del encuentro.

Ante semejante envite llegaremos con la baja por sanción de Ivan Rakitić que la suplirá con total seguridad Arturo Vidal y la de Philippe Coutinho al no superar las dolencias provocadas por una rotura fibrilar en el bíceps femoral. La baja del croata será como una balanza en cuanto a sus detractores y defensores, viendo si en la realidad es tan importante como resaltan los minutos disputados. También pondrá a la palestra un Arturo Vidal que ha ido mostrando habilidades en conexiones entre líneas o evidenciará que tiene otro lenguaje balompédico.

LINEUP111542976993125
Varias dudas se ciernen en el XI de Ernesto Valverde. ¿Lenglet o Umtiti? ¿Vidal u otra opción por Rakitić? ¿Malcom o Dembélé? ¿Se prescinde del extremo y se vuelve al 4-4-2?. Infografía propia vía App LineUP11.

En ese vacío que dejó Neymar Jr. rumbo a París encontramos varios aspirantes a asumir galones. Malcom hizo realidad su sueño en el Giuseppe Meazza y contra el Betis estuvo algo perdido aunque mostrando mimbres interesantes que le podrían valer para tener otra oportunidad. La opción de Ousmane Dembélé genera dudas, ya que en estas semanas copa las portadas locales e incluso en L’Equipe sus reiteradas indisciplinas y sus posibilidades de salir en el mercado invernal rumbo a la Premier League. Sin olvidarnos de Rafinha Alcántara que tuvo buenos minutos cubriendo la ausencia de Messi o Munir El Haddadi que contra los verdiblancos el rato que dispuso en dicho extremo fue interesante.

Podemos catalogarlo como una de las primeras finales de la campaña. Elevo la categoría del duelo a esas cotas dado el punto de inflexión que puede suponer. De salir airosos y con buenas sensaciones se reafirmará que ante poderosos, se sube una marcha y se muestra un equipo reconocible capaz de ganar a cualquiera. De no superar el entramado del Cholo y dando plenas facilidades para batir un soberbio Marc-André ter Stegen, puede suponer la caída definitiva de un funambulista que lleva mucho caminando por el alambre sin rumbo definido.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s