El sitio de su recreo

Son las 11:00h, suena el timbre. Hora del recreo. Corres como si no hubiera un mañana y esperas a que se formen los equipos. Clase del A contra clase del B. Empiezas a jugar el partido en tu cabeza. Te pides ser Neymar y te vas yendo a tu lugar. Arriba a la izquierda, para romper hacia dentro. Ahí te sientes cómodo. Empiezas el partido con 27 minutos por delante, la logística del patio es lo que tiene. Recibes un balón entre tanta gente, intentas un pase y te sale. Luego un regate. También. Te vas creciendo. Disparas pero esta vez fallas. No importa. Ya saben que estás ahí y pueden confiar en ti. Te miran y sonríen. Termina el partido y vuelves a clase satisfecho, incluso con comentarios de tus compañeros. Habéis ganado aunque no has marcado.

“Donde nos llevó la imaginación,
Donde con los ojos cerrados
Se divisan infinitos campos”, Antonio Vega

Esta sensación que casi todos hemos sentido alguna vez es la que había soñado y vivió Anssumane Fati, ya Ansu Fati, aquella tarde del 25 de agosto del presente año. Un chaval que debutó con 16 años y esperanzó a todo un estadio. Un joven atrevido que ha caído en gracia desde el primer momento, que se ha ganado la confianza de sus compañeros y los halagos de sus rivales. Un imberbe capaz de erigirse como el líder sobre el campo de todo un vigente campeón de Liga en ausencia del mejor jugador del mundo.  Es más, tiene la bendición del mismo Messi, quien ya ha pedido que su integración en el primer equipo sea gradual. El destino suele ser caprichoso y aún no ha querido que ambos compartan escenario más de 45 minutos en Granada, tiempo suficiente para ser los mejores de dicho partido. No obstante, Ansu ya ha demostrado una autosuficiencia impensable en un jugador de su edad.

Ha convertido el campo en el patio del colegio y cada partido en la hora del recreo. La expectación con su presencia en el terreno de juego, el murmullo que suscita cada vez que recibe un balón, el estupor de la grada cada vez que inventa algo nuevo. Como si jugara con sus compañeros de clase contra los mayores. Porque este insolente se enfrenta sin respeto ante cualquiera. Capaz de deslumbrar en apenas doce minutos en su debut ante el Betis, marcar de cabeza en su primer contacto ante Osasuna, anotar en el primer minuto y asistir cinco después contra el Valencia y revolucionar los partidos contra Granada y Villarreal, en ambos saliendo desde el banquillo. Capaz de hacer olvidar el fallido fichaje de Neymar. Hasta ha conseguido la nacionalidad española en tiempo récord.

Mientras cualquier canterano debutante ha de buscar el balón para mostrarse al mundo, sus compañeros son quienes le buscan para mostrarlo al mundo. Mientras él pedía que el recreo se alargara unos minutos más, los aficionados al fútbol pedimos arañar el reloj para verlo un poco más. Llegará a estrella o no, pero Ansu Fati es especial y ha convertido el Camp Nou en el sitio de su recreo.

Un comentario sobre "El sitio de su recreo"

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s