De Jong toma el mando

Al Barça le ha cambiado la cara con la llegada del mes de octubre, el paso de las semanas y con el parón de selecciones. El temido virus FIFA no sólo no castigó a los catalanes si no que permitió a Valverde trabajar con el grueso del grupo, especialmente con Suárez y Messi, liberados de compromisos internacionales, y hacer una pretemporada exprés de apenas dos semanas que ha permitido trabajar todo aquello que no pudo desarrollar en verano.

Desde la debacle en Granada el Barça ha ganado todos sus partidos. Sigue siendo un equipo impredecible, entregado en muchas fases del partido a sus rivales, como sucedió en los partidos del Camp Nou ante el Inter de Milán y del Sevilla, pero el equipo, una vez que ha comenzado a acoplarse, mejora, poco a poco, con el paso de las semanas.

La cita de Ipurúa, un campo pequeño, donde no abundan los espacios, después del parón por selecciones, en medio de la convulsión vivida en Cataluña durante los días previos, era un compromiso muy serio para los de Valverde. Un triunfo le trasladaba toda la presión al Real Madrid en la carrera de fondo por el liderato.

Y el Barça firmó un partido muy serio, con Frenkie de Jong de jefe en la sala de máquinas. El centrocampista holandés, que empezó en la izquierda, pasó por el pivote y ahora cae a la derecha, acompañado por Busquets y Arthur, crece con el paso de las semanas. Cuanto más aparece mejor juega el Barça, y en Ipurúa dio un auténtico recital, reconocido incluso por la afición del Eibar cuando se fue al banquillo.

De Jong derrochó energía, estuvo omnipresente, muy inteligente en la recuperación, portentoso avanzando superando líneas, y muy acertado en la distribución del juego. El 21 del Barça repartió 52 pases y superó el 90% de precisión. Todo lo que hizo sobre el césped de Ipurúa tuvo sentido, para beneficio del Barça.

La primera gran tarde del tridente

La del sábado fue una tarde perfecta para el Barcelona. El equipo jugó bien en un campo complicado, Ter Stegen apenas tuvo que intervenir y dejó la portería a cero, reapareció Samuel Umtiti, que jugó los 90 minutos a buen nivel, y continuó con su crecimiento De Jong.

También el tridente Griezmann – Suárez – Messi conectó y regaló a la afición culé su primera gran tarde. El extremo galó marcó, asistió y galopó hasta terminar “tieso”, tal y como reconoció a Ricardo Rosetty al final del partido. Griezmann también empieza a carburar, superando la fase de adaptación al costado zurdo, en el que creció con la Real Sociedad pero que parecía haber olvidado tras varios años viviendo por el centro a las órdenes del Cholo Simeone.

También marcaron Messi y Suárez. El astro argentino, sin los minutos de los partidos internacionales, aceleró en su puesta a punto y cada vez está más cerca de alcanzar su mejor nivel; el delantero uruguayo volvió a cantar gol, y acumula cuatro partidos seguidos marcando. Esta semana, su gran reválida: un partido a domicilio en Champions League, un contexto que se le resiste desde hace más de cuatro años.

El Barça todavía está lejos de alcanzar su nivel más alto y le queda mucho camino por recorrer, pero con el paso de las semanas el equipo de Valverde carbura bajo la batuta del creciente De Jong. Pese a un inicio de competición decepcionante, el Barcelona ya es líder de LaLiga. El octubre azulgrana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s