Mucho más que simple mercancía

Su fichaje por el filial blaugrana pudo hacer arquear las cejas al más escéptico al ser un desconocido llegando de Sudamérica y pagando por él 1,7 millones de euros, que según variables podría ascender a más de 5, codeándose con Alen Halilović y Moussa Wagué como traspasos más altos de la historia del B.

#JugadorEdadTemporadaProcedenciaCoste
1Alen Halilovic1814/15Dinamo Zagreb Croacia5,00M€
2Moussa Wagué1918/19KAS Eupen Bélgica5,00M€
3José Manuel Arnáiz2217/18Real Valladolid España3,40M€
4Ludovit Reis1919/20FC Groningen Países Bajos3,25M€
5Kiko Femenía2011/12Hércules CF España2,00M€
6Agostinho Cá1812/13Sporting U19 Portugal1,75M€
7Edgar Ié1812/13Sporting U19 Portugal1,75M€
8Ronald Araújo1918/19Boston River Uruguay1,70M€
9Denis Suárez1913/14Man City U21 Inglaterra1,50M€
10Choco Lozano2417/18Olimpia Honduras1,50M€
En negrita los jugadores que siguen en el FC Barcelona. Datos extraídos de Transfermarkt.

Sus credenciales a primera vista tampoco justificaban dicho coste, al no tener una trayectoria que le pudiera avalar para el gran público. Sus inicios son muy humildes y vienen marcados por su lugar de nacimiento, en 1999 al norte de Uruguay, concretamente en Rivera. Dicha ciudad es fronteriza con Brasil, básicamente una avenida separa al país charrúa de Santa Ana do Livramento, del lado brasileño.

Normalmente, si se les pregunta su ciudad natal, suelen responder “ LLi-vera”, arrastrando la R inicial y sustituyéndola con la LL. En el día a día, y en el estilo de fútbol, el aire brasileño se hace notar. Son futbolistas con sangre charrúa, pero con el toque característico norteño. El Barça estuvo cerca de contratar en 2016 a otro zaguero de Rivera: Mauricio Lemos (UD Las Palmas).

De Rivera es Pablo Bengoechea, exquisito volante ex Peñarol, varias veces campeón uruguayo, que jugó en el Sevilla. También Hugo de León, zaguero estilo Beckenbauer, campeón de Libertadores con Nacional y Gremio.

Javier de León en Mundo Deportivo.

Fruto de ese aire brasileño y siendo un pre-adolescente decidió probar como nueve en un grande de la capital como es CA Peñarol, siendo rechazado y de vuelta a su Rivera natal, para seguir dando patadas en su Huracán local. De todas formas consiguió llegar a Montevideo pero con el CA Rentistas como destino, para jugar con 16 años en sus divisiones formativas, debutando profesionalmete un año después.

Una vez afianzado en el primer semestre de 2017 y con buenas cifras goleadoras, despierta el interés en equipos de la Primera División y firma por Boston River. El conjunto verdirrojo, que toma su nombre en alusión a la sastrería Boston y en homenaje al primer presidente de la entidad, que era argentino e hincha de River Plate, está en plena evolución al ser adquirido por el empresario libanés nacionalizado venezolano Edmundo Kabchi al 90% en 2016, siendo a su vez dueño de Deportivo Táchira.

“¡Tomamos control del Boston River hace poco más de dos años y logramos el primer ascenso del club en sus 77 años de historia! ¡Felicidades!

Edmundo Kabchi tras el ascenso del equipo a Primera División.

Tanto el crecimiento del club como del propio jugador se consumaba de forma vertiginosa. En 2018 entre Apertura, Clausura, Torneo Intermedio y Copa Sudamericana disputa 1957 minutos, repartidos en 22 encuentros, anotando 2 tantos. A nivel selección se erigió como capitán de la Selección de Uruguay Sub-20 y dicha evolución se constató con el interés del FC Barcelona.

“Uno siempre sueña con poder emigrar a algún equipo de Europa, y si te toca un equipo como el Barça, que es un equipo grande, esto te hace estar doblemente feliz”.

Ronald Araujo ante la prensa uruguaya antes de arrancar el Mundial Sub-20.

Sin demasiada rumorología en el mercado invernal de la 2018/2019 se fraguó su traspaso por los mencionados 1,7 millones de euros que podrían llegar más de 5 dependiendo de ciertas variables desconocidas. La rubrica constata un contrato por 5 temporadas y con una claúsula de rescisión de 100 millones de euros, que asciende a 200 en caso de formar parte del primer equipo.

Texto de David Ruiz.

Confianza y liderazgo


Aunque no pudimos ver a Ronald Araújo con la camiseta del FC Barcelona hasta pasado un mes y medio de su contratación por temas burocráticos, cuando debuto vimos un central de 1,91 m que en sus primeros minutos se le veía las limitaciones, típicas y normales, de un jugador que no entiende ni interpreta de forma natural el juego de posición, ubicación o combinativo que se presume en Can Barça.

Este curso desde el inicio se le vio diferente, más suelto a la hora de la salida de balón, sabiendo decidir de forma efectiva cuando salir en conducción, filtrar un pase para superar líneas de presión o cuando utilizar su gran desplanzamiento en largo.

Central con unos conocimientos tácticos defensivos muy completos, esta temporada en el Grupo III de la Segunda División B, es uno de los centrales que más duelos aéreos gana por partido. Es un extraordinario defensor de área y, pese su envergadura, muestra una zancada e inteligencia para realizar las coberturas a aquellos espacios tan buscados en la categoría de bronce.

“Es un jugador muy técnico, muy fuerte en el juego aéreo, y evoluciona en el inicio del juego colectivo”.

Fabián Coito seleccionador de Uruguay en diferentes categorías entre 2007 y 2018.

Esta temporada esta dando puntos en área rival ya que es utilizado por Pimienta de forma eventual como delantero centro en los minutos finales, como José Ramón Alexanko o Gerard Piqué, y en muchas ocasiones ha surgido efecto.

Un auténtico especialista a balón parado (saques de esquina o faltas laterales), pero como demostró en el partido frente al Hércules CF en el Estadi Johan Cruyff, con galones para acometer un lanzamiento de falta que por poco no se cantó el gol en el campo.

“Trato de mirar a los zagueros más destacados de la actualidad, como Van Dijk, del Liverpool, o a los del primer equipo del Barça como Piqué, por la manera en la que se posiciona, por como defiende… trato de aprender de ellos”.

Ronald Araujo ante la prensa uruguaya antes de arrancar el Mundial Sub-20.

Es sabido que a Quique Setién le agrada el juegar con tres en el fondo, pero el Barça B, todavía, no se ha movido de la línea de 4. Sistema que Araújo ha estado acompañado por los otros tres centrales de la plantilla: Jorge Cuenca, Juan Brandariz “Chumi” y Óscar Mingueza.

Antes de la lesión de Cuenca, formaban una de las mejores parejas de centrales de la categoría, complementarios por sus diferentes características. Cuenca desde el perfil zurdo, con un excelente pase en corto, potenciador de ataques y tácticamente muy correcto, mientras que Araújo utilizaba todas esas características para mostrar su enorme liderazgo y su tan característico: “Dale Barça”, que sale de su aliento en todos los partidos.

Si que es cierto que pese a que su rendimiento a nivel individual y colectivo, con Miguenza o Chumi no ha bajado, los comportamientos en diferentes partidos eran distintos. En una ocasión partió el como central zurdo e iniciaba desde una altura más baja para alargar todavía más su conducción y de esa forma liberar a los Riqui, Monchu, Collado y cía.

Texto de Jordi Pérez.

Aprovechar la oportunidad de una gestión particular


Su presencia en el primer equipo viene condicionada por la particular gestión de Bartomeu y los suyos. Hace poco más de un año llegaban al Camp Nou dos centrales con visos de ser las alternativas de Gerard Piqué en el central diestro. Jeison Murillo confirmó ser meramente un parche, mientras que en Todibo si que podía haber cierta esperanza en cumplir ese rol y en poder coger el relevo del 3 cuando ponga punto y final en su exitosa carrera como blaugrana.

Con ambos fuera de la ecuación, ya sea por rendimiento, confianza o en la buena evolución del uruguayo con García Pimienta -punto clave y diferencial en las carreras de Todibo y el propio Araujo-, ha quedado un escenario ideal para el ascenso del uruguayo y más con la llegada al filial del argentino Santiago Ramos Mingo.

Ambos movimientos, provocan que tanto el primer equipo como el B, cuenten con dos centrales zurdos y dos diestros para encarar el tramo final de temporada. Aunque, paradójicamente su debut con Ernesto Valverde, aún en el cargo, se produjo en el central diestro, tras una lesión de Todibo, acompañando a Piqué que se desplazó al perfil zurdo. Estreno que no pasó de 14 minutos al ser expulsado rigurosamente por Mateu Lahoz.

Sus opciones han aumentado por el puesto vacante y por la situación que se vive en el central izquierdo. Desde la llegada de Quique Setién, el hombre teóricamente titular es un Samuel Umtiti que sigue sin poder ofrecer garantías físicas y con un forma muy alejada a la ofrecida antes de su lesión de rodilla y un Clément Lenglet que ya no posee el cartel de indiscutible por sus características un tanto alejadas por las demandas del cántabro.

Pese a la palpante necesidad, tras la salida de joven francés rumbo Gelsenkirchen, la edad de Piqué o el rédito de los zagueros zurdos, Araujo sabe que a parte de superar el hándicap que supone su condición de extracomunitario que junto a Arturo Vidal y Arthur Melo puede condicionar el próximo mercado de fichajes, debe rendir de forma impecable a efectos inmediatos y conseguir parecerse solo a Todibo a efectos físicos, porque viene con la lección aprendida que a pesar de intuirse buen fútbol puedes ser utilizado como mercancía a las primeras de cambio.

Texto de David Ruiz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s