Subir de nuevo

El fútbol es comparable a montar en bicicleta. Cuesta mucho trabajo aprender, pero una vez lo logras ya no te olvidas nunca. Nada es tan sencillo puesto que en el camino hay que superar múltiples barreras para cumplir el objetivo. Lo que más nos marca durante el aprendizaje es la primera caída, tras la que pueden ocurrir dos cosas: subir de nuevo y continuar como si nada hubiese pasado o que el temor a otro rasguño te bloquee. El FC Barcelona está tendido en el suelo, doliéndose todavía de las heridas recién abiertas. Mirando a la bicicleta con una mezcla de recelo y rabia, como si la única culpa fuera suya. El siguiente paso lo conocemos, volver a subir para demostrar que ha sido un hecho puntual o dejar que el miedo te paralice y aparcar el vehículo en el cuarto de los trastos a la espera de que algún día quieran superar el trauma.

La derrota es la excepción. Hasta los más grandes dicen que ganar es único, pero en la Ciudad Condal también quisieron terminar con el dicho. La victoria se ha convertido en rutina, hasta tal punto que perder aparece como algo utópico, hasta que sucede. Las derrotas tienen una doble salida, dependiendo de la lectura que hagas de la misma. Para las azulgrana perder en los últimos dos años ha implicado crecimiento. La caída en la final de la Champions ante el Olympique de Lyon dio paso al Barça más arrollador que recordamos. Marcharse en semifinales ante el Wolfsburgo hace unos meses supuso una inyección de moral que se tradujo en un inicio de temporada perfecto. ¿Qué sacarán de la derrota ante el Atlético de Madrid en las semifinales de la Supercopa de España? Si nos basamos en los precedentes, tiemblad.

Como en casa en ningún sitio. Igual que cuando caemos de la bicicleta, siempre es mejor curarse las heridas en la comodidad del hogar. El equipo vuelve al Estadi Johan Cruyff por partida doble esta semana empezando por el partido del miércoles ante el Rayo Vallecano y terminando por el choque del sábado ante UDG Tenerife. 180 minutos para lograr seis puntos más que consoliden la primera plaza. 180 minutos para relamerse de sus heridas y corregir los errores que llevaron a la primera derrota de 2021. Cuando a uno le hieren el orgullo se vuelve muy peligroso. Imaginad lo que puede significar un Barcelona herido jugando en terreno propio. Es la fiera hambrienta que decide salir a la caza de una presa que sabe que no va a escapar. No esta vez.

Al término de la semana, Jennifer Hermoso cumplirá 120 partidos con el Barça en Primera Iberdrola si los disputa ambos, llegará a los 110 tantos con el equipo en liga y, además, podría acercarse un poco más a las 200 dianas globales en la competición doméstica (186). Alexia Putellas, por su parte, está a cinco goles de llegar a la centena. Son solo dos datos que nos ofrecen alicientes para afrontar los próximos siete días con ilusión. Las de Lluís Cortés tienen la oportunidad de continuar escalando en su particular lucha por ser el equipo más dominante tanto en España como en Europa. De momento, la bicicleta sigue tirada en el suelo junto a un equipo que acaba de sufrir una caída dolorosa. María León, Melanie, Aitana, Oshoala o Caroline Graham Hansen. Todas ellas dispuestas a volver a pedalear para olvidar lo ocurrido y evitar miedos que se enquisten. Lo importante, subir de nuevo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s