El cómo

Las comparaciones son odiosas. Y, en el mundo del fútbol, aún más. Los contextos, las situaciones o los momentos son aspectos que no se pueden medir con el mismo baremo. El Barça ganó este sábado por 1-0 el derbi ante el Espanyol, con un gol de Memphis de penalti. El último derbi disputado en el Camp Nou también acabó con este mismo resultado, con Setién en el banquillo y certificando el descenso a Segunda División del conjunto perico. Y si se echa la vista atrás, la primera victoria de Guardiola ante el Espanyol en el Camp Nou también fue por 1-0, la temporada 2009/10 con gol de penalti de Ibra. Un penalti provocado por Xavi Hernández.

Sobre el papel, el partido del sábado podría ser perfectamente de la era Koeman. Victoria por la mínima, gol de penalti y los últimos minutos sufriendo ante un Espanyol abocado al ataque. No obstante, el aficionado culé salió del Camp Nou con una sensación muy distinta, viendo el mismo vaso pero, esta vez, medio lleno. Xavi dijo en la rueda de prensa previa que tenían la urgencia de ganar y, pese a conseguir el objetivo, la gran diferencia fue el cómo y no el qué.

El juego, la disposición y la intención del equipo se alejaron mucho de la era Koeman. Xavi se la jugó con Ilias de titular, con extremos muy abiertos, con una gran presión tras pérdida y llegando con suma facilidad a tres cuartos de campo. Ahí fue donde se pararon las máquinas, ya que pese a contar con un gran número de efectivos en fase ofensiva, el Barça no logró materializar sus acercamientos a la portería de Diego López.

El gol de Memphis después de un penalti muy discutido por los blanquiazules significó los primeros tres puntos de este nuevo Barça, en el que también destacó el descaro de Abde en la segunda mitad. A partir del minuto 70 de partido se notaron los automatismos de este último año y medio, cuando el equipo se echó atrás para defender el resultado. Aunque algunos lo relacionaron con el aspecto físico, ya que el equipo hizo un gran esfuerzo durante todo el encuentro, Xavi apareció en rueda de prensa para aclarar que no fue un tema físico, sino futbolístico. El nuevo entrenador culé quiere atacar con balón, pero también defender con él.

Xavi lleva dos semanas comandando el barco blaugrana y, en este periodo de tiempo, ya ha cambiado algunos fundamentos del equipo pero ante todo ha cambiado el estado de ánimo de jugadores y afición. La ilusión vuelve a sobrevolar el Camp Nou, el aficionado vio cosas ante el Espanyol que hacía tiempo que no veía y, aunque solo fueron detalles y todos saben que lo que tiene que primar ahora es la paciencia, el culé ya tiene ganas del próximo partido. El martes llega el Benfica, la primera final de Xavi.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s